Economía Resumen semanal
FacebookTwitterLinkedIn

RESUMEN SEMANAL: DEL 25 DE FEBRERO AL 1 DE MARZO

28 de febrero

Tras el dato de actividad del mes de diciembre ya se puede analizar el desempeño económico del 2018. De todas formas, frente a una economía incapaz de generar puestos laborales y de lograr un crecimiento sostenido, la actividad podría estar tocando su piso durante el primer trimestre del año. Por otro lado, el presidente abrirá las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación donde se esperan distintas tratativas en cuanto al blanqueo laboral, la equidad salarial, entre otras temáticas.

El EMAE mostró una caída interanual de 7% en el último mes del año lo que significó una variación acumulada de -2,6% de la actividad económica durante el año anterior. Si se analiza la serie desestacionalizada, se obtuvo un crecimiento mensual de 0,7%. Este dato, sumado a la desaceleración de la caída de la recaudación real en enero y el crecimiento mensual desestacionalizado de las importaciones, podrían ser indicadores de un futuro repunte en el crecimiento. De forma sectorial, el agro finalizó el año con un descenso acumulado de 15,9% producto de la sequía del segundo trimestre, y el comercio (-5,1%) y la industria (-4,3%) también cerraron con variaciones negativas.

El Indec presentó también el índice de salario real de noviembre, que mostró para el total un crecimiento interanual de 27,9%, muy por debajo de la inflación con la que cerró el 2018 (47,6%). Esta fuerte pérdida del poder adquisitivo se ve reflejada en el consumo: los supermercados y los centros de compras tuvieron caídas acumuladas de 3% y 2,4% respectivamente durante el año anterior. El Gobierno, frente a este contexto, adelantó la suba del salario mínimo vital y móvil que regirá a partir de hoy y pasa de un monto de $11.300 a $12.500. A su vez, tras la búsqueda de impulsar y mejorar la situación de las pequeñas empresas, anunció el plan de financiamiento para pymes que será de un total de $100.000 millones en créditos con tasas entre 25% (bancos públicos) y 29% (bancos privados).

Por otro lado, el Ministerio de Producción y Trabajo publicó los datos del empleo registrado de diciembre donde se obtuvo una caída de 191.300 trabajadores formales. El acumulado del año mostró un crecimiento de 0,6% que difícilmente será superado este año. Un dato negativo fue el crecimiento de los asalariados públicos (0,6%) por encima de los privados (0,1%) en el 2018, ambos superados por los trabajadores independientes (1,8%). A su vez, la remuneración promedio de los asalariados privados registrados tuvo en diciembre un crecimiento interanual de 34%, 13,6 puntos menos que el aumento general de precios.

En el plano monetario, con las expectativas de inflación altas por el incremento en las tarifas y la reapertura paritaria, difícilmente se vea una reducción de la tasa de política monetaria, que actualmente se estableció en 50,127%. Una muestra de la inestabilidad de la economía es el indicador del riesgo país, que había logrado un cierto descenso a lo largo de la semana, pero no logró mantenerse por muchas jornadas. Actualmente se encuentra en los 700 puntos básicos y probablemente logre descender en la medida en que se plantee un escenario de certidumbre en cuanto a las elecciones presidenciales. El Banco Central, informó en el COPOM que en caso de que el tipo de cambio se ubicara por debajo de la zona de no intervención, las licitaciones diarias de compra de dólares serán de hasta US$ 50 millones.

Por último, se conoció el crecimiento de la economía estadounidense del 2018, que fue del 2,9%. Frente a una gestión que se focalizó en la baja de impuestos, incremento del gasto público y políticas proteccionistas, el déficit comercial se amplió durante el último trimestre del año con un crecimiento de las importaciones por encima de las exportaciones. La economía brasilera, por su parte, tuvo un crecimiento de 1,1%, con un fuerte impulso de la inversión (4,1%).

El gráfico de la semana


El Ministerio de Producción y Trabajo presentó los datos de empleo del mes de diciembre con los cuales ya se puede tener una idea de la dinámica laboral del 2018. Los datos de diciembre no resultaron muy alentadores, arrojando una caída de 1,5%, que representó una baja de 191.300 trabajadores registrados. Los asalariados privados totalizaron 6,16 millones de trabajadores, presentando una caída de 131.000 en relación al mismo mes del año anterior. Si bien los asalariados públicos también se redujeron, la baja interanual fue mucho menos significativa (8.000 empleados). Respecto de los privados no asalariados, el descenso interanual fue de 1,8%, acorde a un sector muy vulnerable frente a los vaivenes de la economía.

Al analizar la serie desestacionalizada, la caída mensual del total fue de 0,1%, compuesta por una baja de 0,2% en los asalariados privados y un incremento de 0,1% de los asalariados públicos (los independientes no sufrieron modificaciones).

Si bien tenemos adelante un año electoral, las estrictas metas fiscales impedirán el exceso de empleo público como dinamizador del mercado laboral. Esperamos una mejora en cuanto a la creación de puestos laborales en la medida en que la economía logre sumergirse en un sendero de estabilización y, aunque levemente, lograr una cierta recuperación macroeconómica capaz de absorber trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *