Economía
FacebookTwitterLinkedIn

Con la micro no alcanza

23 de agosto

El fin de semana previo renunció el Ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne, quien había asumido su cargo en enero de 2017 y cuyo principal objetivo fue la reducción del gasto público, hecho que ha logrado con creces. A fines de 2016, el gasto público de la administración central no financiera significaba 24% medido en términos de PBI (el pico había sido en 2015 con 25%), al cierre de 2018 este se contrajo hasta 20,2% y finalizará 2019 con un porcentaje probablemente menor.

Lo reemplazó en su lugar el ex Ministro de Economía de la Provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza, quien asume junto a su equipo bonaerense compuesto por Sebastián Katz como Secretario de Política Económica, Milagros Gismondi como Subsecretaria de Hacienda y Hugo Medina, como Secretario de Legal y Administrativo del Ministerio. Sostuvieron su cargo Rodrigo Pena como Secretario de Hacienda, Santiago Bausili en finanzas y Gustavo Lopetegui a cargo del área energética.

Tal cual comentamos en el último informe, el gobierno lanzó una batería de medidas que pudieran mitigar el impacto que tendrá el sell off de activos argentinos y su consecuente repercusión en materia cambiaria y, por ende, en la inflación, generando una nueva merma en el poder adquisitivo. Si bien las mismas apuntaron a casi todos los sectores de la sociedad, la mirada estuvo centrada en la clase media, quizás la mas afectada en el último año y medio. Estas medidas son más bien de carácter provisorio, entre las cuales se encuentran: reducción completa del IVA a bienes de la canasta básica (14 productos), congelamiento por 90 días de los combustibles por decreto, congelamiento de las cuotas UVA para los deudores de créditos hipotecarios menores a 140.000 UVA, reducción del 50% en los anticipos que deben pagar hasta fin de año los autónomos, reducción en los aportes personales para los trabajadores en relación de dependencia. Se suma un pago por única vez de $5.000 a los empleados estatales al tiempo que a los monotributistas se los mantiene exentos del pago del componente impositivo (promedio $ 1.000). A su vez, para los sectores de menores ingresos, se otorgarán dos bono de $1.000 en el caso de los trabajadores informales y desempleados, a través de la AUH en septiembre y octubre. Por último, se ampliaron las facilidades y planes de pago para las MiPymes, que contarán ahora con un tope en la tasa de moratoria.

Si bien estas medidas morigerarán el efecto adverso que traiga aparejada la última devaluación, no será sustancial en caso de que la inestabilidad cambiaria y financiera se mantenga. Por eso, el nuevo ministro de Hacienda asumió con una fuerte premisa: “garantizar la estabilidad del tipo de cambio como objetivo de primer orden”. En conjunto con el presidente del BCRA, Guido Sandleris, aclararon que el tipo de cambio está en un valor que excede su nivel de equilibrio y que se condice con el ajuste de la cuenta comercial externa que Argentina mantiene en superávit desde hace 11 meses. A raíz de esto, se hizo referencia en el tipo de cambio de la semana previa (entre valores de $54,5 y $58 por dólar), donde podríamos interpretar que el BCRA defenderá una potencial suba del tipo de cambio por encima de estos valores, mediante la venta de reservas. De esta forma, en conjunto con las medidas microeconómicas anunciadas por Macri durante la semana pasada, el compromiso de mantener la estabilidad macro luego del shock cambiario del 12 de agosto tendrá como objetivo amortiguar la caída de los ingresos reales. En el gráfico precedente puede identificarse de forma aproximada la magnitud del efecto de la inestabilidad macro en los ingresos reales y la suavización que se lograría con las medidas.

Luego de las elecciones PASO, el Banco Central lleva vendidos US$ 737 millones por cuenta propia a un precio promedio de $56,46, aún por debajo del límite reglamentado por el FMI de US$ 250 millones diarios, dispuesto cuando se implementó la nueva “zona de referencia cambiaria”. Esto tiene dos explicaciones, de las cuales una tiene que ver con el cambio en la PGN que el BCRA determinó para los bancos, que los habilita a tener una menor posición en dólares y, por otro lado, que no está claro el equilibrio aún del tipo de cambio, dado que fueron los días con mayor volatilidad desde la última corrida cambiaria el año previo.

Al respecto del Fondo Monetario Internacional, la entidad debía llegar a la Argentina la semana previa para realizar la 5ta revisión del acuerdo Stand-By, que habilitaría el desembolso de un total de DEGs 3.900 o, lo mismo, US$5.382 millones. Sin embargo, no se pronunció al respecto del resultado de las PASO, y emitió un comunicado recién luego de la asunción de Hernán Lacunza. El mismo no expresó un apoyo a los recientes cambios y medidas introducidas, pero sí dejó en claro que la comunicación con las autoridades argentinas es fluida y que en poco tiempo estarán en la Buenos Aires para realizar la revisión correspondiente.

Es importante destacar que los desembolsos dependen exclusivamente de las metas fiscales. Es decir, que, si bien las revisiones cuentan con proyecciones de crecimiento, inflación y tipo de cambio, no afectarán sobre la cantidad de dinero prestado por más de que no se cumplan. Al mes de julio, el resultado primario arroja un superávit de $ 4.293 millones y el acumulado alcanza $34.514 millones, sobrecumpliendo la meta establecida y, por ende, el desembolso debería llegar sin problemas. De cara al futuro, las medidas que el gobierno anunció la semana previa significarán $59.986 millones para el Estado, que serán casi compensados en su totalidad por una mayor recaudación, explicada por la inflación y la devaluación, que ambas tienen elasticidades positivas frente a la recaudación nominal.

Será fundamental cumplir con las metas que el FMI exige y que se pronuncien ante un eventual cambio de gobierno, para contar con los desembolsos restantes. De esta manera, el riesgo podría descender asumiendo que Argentina continúa por un mismo sendero en términos macroeconómicos, dado que solo con las medidas micro, no alcanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *