Resumen semanal
FacebookTwitterLinkedIn

RESUMEN SEMANAL: DEL 11 AL 15 DE MAYO

15 de mayo

Esta semana comenzó a flexibilizarse la cuarentena en todo el territorio nacional con la excepción del área Metropolitana de Buenos Aires. Hay muchas provincias que desde hace ya varios días no registran nuevos casos de infección e incluso departamentos provinciales enteros que nunca han tenido un caso confirmado durante estos 60 días de aislamiento. Es por ello que es totalmente factible, con las precauciones correspondientes, comenzara a volver a la actividad económica normal.

En la Ciudad de Buenos Aires, mientras tanto, si bien el número de casos positivos ha crecido en los últimos días al tiempo que se incrementa la intensidad del testeo, también se ha decidido otorgar la habilitación a una gran variedad de comercios al público para que puedan volver a trabajar. Los que aún siguen inhabilitados son los rubros de indumentaria y calzado. Esto se debe a la modalidad de compra de dichos productos que, por lo general, requieren probarse las prendas, lo que es considerado peligroso para la dispersión del virus.

En el día de ayer el INDEC dio a conocer la tasa de inflación de abril, la cual arrojó un aumento respecto de marzo de apenas 1,5%. Este número, sin embargo, debe ser tomado con extrema cautela debido a las particulares condiciones en las cuales se está llevando a cabo el relevamiento de precios. El propio instituto de estadísticas alertó al respecto e incluyó determinadas aclaraciones metodológicas. Quizás uno de los rubros que menos distorsionado está por la situación es el de alimentos y bebidas ya que los supermercados se han mantenido en funcionamiento durante todo este período. Los mismo tuvieron un incremento mensual del 3,2% e interanual superior al 50%, varios puntos por encima del 45% del índice general. Este tipo de precios podría dar una imagen más certera de lo que efectivamente está ocurriendo con los precios al consumidor en un momento donde muchas transacciones habituales no se están llevando a cabo y, por lo tanto, no hay precios disponibles.

El impacto del aislamiento y el cierre de fronteras se observó también en las estadísticas de turismo internacional. En marzo, con solo 10 días de cuarentena, la llegada de turistas internacionales por vía aerea a nuestro país cayó un 60% inetranual.

Mientras tanto, los fundamentos macroeconómicos para pensar en la dinámica inflacionaria de mediano plazo no lucen muy bien. La excesiva emisión monetaria necesaria para cubrir el creciente déficit fiscal continúa ejerciendo presión sobre los mercados cambiarios paralelos. Al punto tal que la brecha entre el dólar oficial mayorista y el dólar blue alcanzó ya el 100%. Los controles cambiarios se están mostrando muy poco efectivos en comparación con las experiencias recientes (2012-2015) para permitirle al Banco Central acumular reservas, sin convalidar una devaluación oficial y teniendo la brecha cambiaria bajo cierto control.

En el plano internacional, las consecuencias del Coronavirus continúan haciéndose notar en las estadísticas oficiales sobre actividad económica. En marzo, las economías de Chile e Inglaterra tuvieron una caída de casi 6% en relación a febrero. La India, por su parte, tuvo el peor mes industrial desde que haya registros con una caída superior al 16%. El desempleo en los Estados Unidos continúa en crecimiento y ya supera las 22 millones de personas. Para peor en los últimos días se han comenzado a encontrar algunos casos de rebrote en países asiáticos lo que podría complicar la salida y la normalización económica en todo el mundo. Chile que venía tratando de evitar por todos los medios no implementar una cuarentena muy dura para preservar la economía, tuvo que implementar la medida de aislamiento en Santiago durante esta semana debido al avance de los contagios y la presión sobre el sistema sanitario. Atento a los efectos económicos que la media tendrá, el país vecino acordó con el FMI una Línea de Crédito Flexible (CFL), creada por el Fondo para ayudar a proteger contra shocks externos a los países que tienen marcos de política muy sólidos. Se trata de 23.800 millones de dólares que en principio no se utilizarían sino solo con fines precautorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *