Resumen semanal
FacebookTwitterLinkedIn

Resumen de la semana: del 19 al 23 de Febrero

22 de febrero

En la semana se conocieron diversos datos de actividad económica en distintos sectores. En primer lugar, el INDEC publicó las estadísticas de diciembre de las ventas en shoppings y supermercados. Los centros comerciales tuvieron un incremento real del 4,4% interanual durante el último mes del año pasado en sus ventas mientras que los supermercados no registraron variación en términos reales, y solo vendieron más en términos nominales, en línea con la evolución de precios.

El sector hotelero, por su parte, tiene más motivos para celebrar. El año 2017 fue récord en turistas hospedados en los hoteles del país, con un crecimiento interanual del 7,6%. En total se hospedaron, durante los 12 meses del año pasado, casi 21 millones de viajeros.

Los datos que generan preocupación continúan siendo los del sector externo. En el primer mes del año, el déficit comercial superó los 900 millones de dólares lo que indica que nuestras estimaciones de un déficit para todo el año de casi 12.000 millones de dólares son muy probables. Mientras que las exportaciones se incrementaron en un 10,7%, las importaciones crecieron 32,1% impulsadas principalmente las compras de bienes intermedios, combustibles y automóviles. En este contexto, la situación climática de la zona núcleo agraria suma más preocupación. Se estima que se perderán unos 4.000 millones de dólares de la cosecha que se empezará a levantar en pocas semanas. El cultivo más afectado es la soja, pero el maíz también ha sufrido importantes recortes en las estimaciones. Además de complicar el frente externo, este nivel de pérdida en un sector clave de la economía argentina tendrá impacto macroeconómico sobre el nivel de actividad, reduciendo la tasa de expansión desde el 3,3% que estimábamos hace unos meses hasta el 3%.

Las negociaciones paritarias continúan trabadas. Esta semana volvió a fracasar el acuerdo con los docentes de la provincia de Buenos Aires que no aceptan un incremento del 15%. La semana comenzó con dos días de paro bancario debido al rechazo de los trabajadores del sector a firmar acuerdos de aumentos salariales por el 9%. Sin dudas que hasta los meses de abril/mayo este tema estará muy presente en la agenda económica debido a que los sindicatos se muestran renuentes a acompañar la meta inflacionaria del gobierno, porque estiman aumentos superiores en los precios. Por parte del gobierno tampoco sería deseable negociar aumentos muy por debajo de los precios, ya que la caída de los ingresos reales podría afectar el nivel de demanda interna.

Por último, el índice de confianza del consumidor que mide la UTDT mostró una caída en el mes de enero del 3%. Sin dudas que el incremento inflacionario del último mes del año pasado y de los primeros de 2018 están afectando la percepción de la economía por parte de los agentes privados.

El número


Es la cotización en dólares que marcó la soja en Chicago durante esta semana. Este precio no se alcanzaba para al oleaginosa desde hace exactamente un año. El incremento del precio del principal producto de exportación argentino es una buena noticia en el marco del desequilibrio externo que se registró el año pasado y que estimamos se ampliará este año. Además, de cara a la mala cosecha que comenzará a levantarse en las próximas semanas (se esperan pérdidas de aproximadamente 4.000 millones de dólares como consecuencia del stress hídrico en los cultivos de la zona núcleo), este incremento de los precios podrá aportar algo de ayuda para compensar las pérdidas para el sector. A menor cantidad de granos disponibles, si el precio aumentara lo suficiente incluso podrían desaparecer las pérdidas, calculadas en base a los precios de principio de año. De hecho, parte de la recuperación del precio internacional seguramente está influenciado por las menores previsiones de cosecha en Argentina, el tercer país en importancia de producción de soja. Sin embargo, no es probable que la oleaginosa continúe aumentando su cotización mucho más allá de los 380 dólares. El reciente aumento compensará en parte las pérdidas de los productores agrícolas pero sin dudas que el efecto del mal clima dejará consecuencias económicas importantes.

 

El gráfico que habla


El gráfico muestar la dinámica de las exportaciones del mes de enero de los últimos cuatro años. Lo que se observa es una recuperación del volúmen de comercio internacional del país, ya que tanto las exportaciones como las importaciones están aumentando, lo que implica que el país intercambia cada vez más bienes con el resto del mundo. Mientras que en enero de 2015 el intercambio comercial del país fue de 8.000 millones de dólares, en el pasado mes alcanzó los 10.486 millones de dólares: un crecimiento del 31% en cuatro años. El levantamiento del cepo cambiario y la eliminación de trabas comerciales fueron medidas centrales para recuperar el nivel de intercambio con el resto del mundo.

Sin embargo, al momento de analizar individualmente las exportaciones y las importaciones, se encuentra que el crecimiento de estas últimas (37%) es mayor al de las exportaciones (25%), lo que resulta en un crecimiento del déficit comercial argentino. En enero de este año, la variación interanual de las ventas de bienes al resto del mundo fue del 10,7% mientras que las importaciones aumentaron un 32,1%. Los mejores resultados dentro de las exportaciones fueron para los envíos de Combustibles y Energía (63,2%) mientras que las Manufacturas de Origen Agropecuario tuvieron una caída del 8,8%. Dentro de las importaciones, ninguna categoría muestra reducciones, y las que más crecen son los Combustibles y Lubricantes (85,7%) y los Vehículos (48,5%). El fuerte incremento de las importaciones es uan buenas señal en cuanto al nivel de actividad interna. En cuanto a la sostenibilidad, no debe preocupar el crecimiento de las importaciones sino el menor dinamismo de las exportaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *