Economía
FacebookTwitterLinkedIn

La inflación contraataca

18 de junio

El retorno de la inflación a nivel global se expresa ahora como una nueva amenaza a partir de los agresivos programas fiscales proporcionados por las economías desarrolladas. La semana pasada se dio a conocer el dato de inflación de los Estados Unidos que resultó mayor a lo esperado por el mercado por segundo mes consecutivo. La inflación mensual de mayo alcanzó 0,6%, por debajo de la evolución del mes anterior. De esta manera, la inflación interanual alcanzó 5%, un guarismo que no se observaba desde la crisis del año 2008.

En el año 2008, a partir de la crisis Subprime, la estrategia de la Reserva Federal para paliarla fue contraer las tasas de interés a niveles mínimos y dar nuevos impulsos fiscales. Los activos totales aumentaron significativamente de US$ 870 billion en agosto de 2007 a US$ 4.5 trillion a principios de 2015. Luego, reflejando el programa de normalización del balance general del FOMC que tuvo lugar entre octubre de 2017 y agosto de 2019, los activos totales disminuyeron a menos de $ 3.8 billones. A partir de septiembre de 2019, los activos totales comenzaron a aumentar y lo hicieron con mayor fuerza a partir de la crisis del Covid-19.

Probablemente la mayor diferencia con relación a aquel período es que la recesión fue más duradera que la actual y que la expansión fiscal fue notablemente menor. A su vez, el nivel de ahorro que evidenciaron los beneficiados fue notablemente menor al actual, dado que los niveles de ahorro medidos hasta abril se encuentran en máximos históricos.

En el comunicado, el comité de política monetaria de la Reserva Federal se mostró sorprendido por la rápida recuperación de la actividad económica y avisó que mantendría la señal de tasas de interés cercanas a cero hasta que el nivel de empleo vuelva a su tasa natural, que hoy se acerca a 5,8%, 2 puntos porcentuales por encima del alcanzado previo al inicio de la pandemia. Sin embargo, dio una señal de adelantamiento de tasas de interés desde el año 2024 hacia el 2023, anunciando que sigue de cerca este indicador y que será un ajustador si la inflación persiste en niveles elevados. Desde su punto de vista, la FED asume que estas variaciones son transitorias y que fueron exclusivamente impulsados por hechos pasajeros y en ciertos rubros, pese a mostrar dos meses consecutivos completamente atípicos.

Inflación local

Por estos lares la situación inflacionaria no es para festejar. Si bien mayo fue un nuevo mes en el cual el nivel general de inflación se contrajo respecto del anterior, 3,3% continúa siendo un guarismo elevado. Desde octubre del 2020 que la inflación mensual no perfora el piso del 3%, lo que deja un piso de 47% para fin de año en caso de concretarse esta dinámica. La estrategia del gobierno es clara: concentrar los aumentos en la primera parte del año, endurecer los controles de precios, desacelerar el aumento del tipo de cambio y continuar interviniendo en los mercados paralelos.

 

El punto inestable de esta estrategia es que con un tipo de cambio cada vez más fijo, la inflación está lejos de ceder. Incluso, si se analiza la evolución de los tres diferentes rubros de la inflación, la núcleo continúa por encima del nivel general, que esta vez fue armonizado gracias a los precios estacionales que solo aumentaron 1,5%.

De todas maneras, consideramos que en adelante las presiones cambiarias sobre la brecha continuarán a partir de una dolarización de portafolios mayor en épocas de elecciones, que parece inevitable en cualquier año electoral. En este marco, la acumulación de reservas internacionales en el período de una liquidación histórica, sumado a los apretones sobre las importaciones y a un Real brasilero que volvió a apreciarse en los últimos días, dejan algo más de margen para que nuestra moneda no quede tan desacoplada en términos de competitividad y puedan seguir utilizando esta estrategia. Creemos entonces que el partido inflacionario continuará presionado pero se cuentan con instrumentos para domar la situación monetaria por lo menos por un tiempo. El partido real comienza a jugarse luego de las elecciones ante la necesidad de llegar a un acuerdo con el FMI, Argentina puede elegir mostrar las cartas en su contra de antemano desechando el esfuerzo fiscal que hizo durante los primeros meses del año, que por lo visto la semana previa, está dispuesto a hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *