Economía
FacebookTwitterLinkedIn

El empleo sigue en etapa de recuperación

1 de febrero

A diferencia del nivel de actividad agregado que ya superó el último pico del año 2015, antes de que la economía entrara en recesión, y se encuentra en una etapa de crecimiento; los números del mercado laboral formal, asalariado y privado aún dan cuenta de una etapa de recuperación. Sin embargo, dada esta realidad, la tendencia que dibujan los últimos datos son promisorias. En primer lugar, el empleo asalariados privado viene aumentando a una tasa positiva estable desde hace ya varios meses, e incluso ha superado a la generación de empleo público. En segundo lugar, al hacer un análisis sectorial, se observa que aquellos sectores más golpeados, como el industrial empiezan a mostrar los primeros signos de estabilidad en la demanda de trabajo.

Con respecto a la recuperación del stock de trabajadores asalariados en el sector privado, como puede observarse en el siguiente gráfico, luego de una abrupta caída, que comenzó en agosto de 2015 y duró hasta el julio del 2016, el número total de trabajadores formales ocupados comenzó a crecer nuevamente. Si bien la línea punteada naranja parece indicar que el número de noviembre es el más alto que registra la serie, la manera correcta de analizarlo es observando la dinámica de la serie desestacionalizada (azul). Y esta muestra que a noviembre del 2017 el número total de asalariados formales privados ascendía a los 6,25 millones de personas, lo que implica un número 0,2% menor a los 6,26 millones que alcanzó en el máximo de agosto 2015. Comparar una serie que está afectada por factores estacionales solo sirve si se observa el mismo mes de otro año pero no es útil para saber si efectivamente el mercado laboral ha superado su último pico o no.

Ampliando el espectro, e incluyendo al trabajo formal del sector público y a las distintas formas de trabajo privado no asalariado (monotributistas, autónomos, etc.), observamos que en el mes de noviembre el tipo de trabajo más dinámico fue el trabajo privado no asalariado con un crecimiento interanual del 5%, al contabilizar 137.018 trabajadores más que en noviembre de 2016. En segundo lugar, sin embargo, algunas cosas han empezado a cambiar de manera positiva. Mientras que desde el año 2012 el segundo tipo de trabajo más dinámico había sido por lejos (e incluso en muchos meses había sido el primero) el empleo público, desde hace ya varios meses la generación de empleo asalariado privado ocupa este lugar, dejando al empleo público como el elemento menos dinámico. A noviembre del año pasado, los asalariados privados crecieron a una tasa mensual del 0,1% e interanual del 1,2% sumando, en un año, 77.160 nuevos asalariados. Por su parte, el sector público se muestra estancado desde el mes de octubre respecto a los meses precedentes y de forma interanual sumó solo 39.000 empleos nuevos al mes de noviembre 2017.

Esto implica que, a diferencia de los últimos años y especialmente desde que la economía se estancó en el año 2012, el sector público ya no es utilizado como el “empleador de última instancia” para disimular los problemas del mercado laboral. En su lugar, el sector privado ha vuelto a demandar empleo de manera más contundente. Sin embargo, es cierto que el tipo de demanda privada es, hasta el momento en su mayoría, un trabajo no asalariado, es decir, con una  mayor inestabilidad y productividad.

Por último, otro elemento a destacar surge del análisis de la demanda sectorial de empleo. En el mes de noviembre se registró solo dos sectores que redujeron su dotación de trabajadores respecto al mes anterior, la cantidad más baja desde el mes de abril del año 2015. Esto implica que la recuperación del empleo está difundiéndose paulatinamente a la totalidad de los sectores aunque desde ya, con intensidades muy heterogéneas. En el mes de noviembre, los sectores que destruyeron empleo fueron la pesca y el transporte; mientras que la industria, el sector líder en la reducción de empleo desde el año 2015 ha mostrado una muy débil recuperación. Con casi 80.000 puestos de trabajos menos desde el máximo de la serie (octubre 2013) uno de los sectores más demandantes de mano de obra parece comenzar a estabilizar una tendencia que hasta el momento era negativa.

La sostenibilidad del crecimiento económico es imprescindible para que la dinámica positiva del mercado laboral se mantenga y fortalezca. El impacto positivo de la reforma laboral, aparentemente, deberá esperar un tiempo más debido a que el proyecto oficial se encuentra demorado por cuestiones políticas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *