Economía Gestión y Negocios
FacebookTwitterLinkedIn

Economía en primera persona: JUGUETES RASTI S.A.

24 de enero

El equipo de Juguetes Rasti abrió sus puertas a Invecq para dar a conocer el estado de situación de la empresa y del rubro en general tras un 2018 en materia económica complejo. La actividad ha sufrido las consecuencias de una macroeconomía inestable, muy vulnerable y aún con muchas necesidades de cambios por enfrentar de aquí en adelante. Si bien la situación parece estar contenida en el inicio del 2019, la necesidad de reformas estructurales para aliviar la carga sobre la producción privada sigue siendo la gran cuenta pendiente. En el corto plazo, la tasa de interés, la volatilidad cambiaria y la caída en el consumo marcan las principales preocupaciones.

El año 2018 ha sido un año más que desafiante para las empresas tanto grandes como pequeñas. El salto cambiario ocurrido durante el segundo y tercer trimestre del año necesitó de una política monetaria muy dura para contener el frente cambiario, lo que complicó mucho la determinación de precios y la concreción de inversiones. El resultado final fue un salto cambiario de más del 108% anual, una tasa de interés real que resulta ser la mayor desde que comenzó el gobierno de Cambiemos y una inflación del orden del 47,6% anual.

Demás está decir que dichos números tuvieron un impacto directo en la economía real. En primer lugar, los bienes de primera necesidad sufrieron una suba de precios superior al índice general de precios, dado que los aumentos de la CBT y CBA fueron del 52,9% y 53,9% interanual, relegando así el consumo de bienes de orden secundario. A su vez, al mes de noviembre, la caída en las ventas en supermercados fue del 12,5% interanual en términos reales, la de los mayoristas del 14,7% y venta en shoppings del 16,3%. Al onceavo mes del año, la caída en las ventas acarrea 5 meses de contracción consecutivos.

Dado el panorama macroeconómico, podemos notar que el consumo ha jugado un rol fundamental en la contracción económica de este año. Sin embargo, invitamos a quienes realmente viven el día a día de los acontecimientos en la microeconomía a que nos cuenten en primera persona cómo lo vivieron. Aquí las respuestas de Gabriel Dimare, Director Comercial de Juguetes Rasti:

1.¿Cuáles son las tres principales dificultades que enfrentan día a día y que impiden un mejor desempeño y mayor crecimiento del negocio?

  1. a) Baja del consumo: lo que nos genera una reducción importante de nuestras ventas, no así de los gastos fijos, resintiendo la rentabilidad del negocio.
  2. b) Altas tasas de interés: lo que nos imposibilita financiar eficientemente el capital de trabajo para el sostenimiento de las operaciones.
  3. c) Incremento de costos por inflación: que no se puede trasladar a precio de venta por retracción del mercado y mayor competencia de productos importados.

2. ¿Qué expectativas tienen sobre el nivel de actividad la empresa y la evolución del negocio para este año?

Creemos que es el momento de adaptarse a un nuevo escenario de menor actividad que los años anteriores. Estimamos que el 2019 será un año de transición en el que pocos sectores de la economía vivirán una re-activación y que, en el caso de nuestro sector, las ventas en unidades serán similares a las del año 2018, teniendo en cuenta que el último año lo cerramos con una reducción de ventas en unidades del orden del 27% respecto a 2017.

3. ¿Qué consejo podrían darle a todas aquellas Pymes más jóvenes o que recién están arrancando para que puedan sortear todos los obstáculos que enfrentarán en su camino?

  • Que sean persistentes en sus sueños, que trabajen con pasión, sabiendo que nuestro país, si bien tiene momentos de crisis, es ahí donde aparecen muchas oportunidades. Hay que estar preparados para detectarlas y actuar con rapidez para aprovecharlas. ¡Tener visión y no quedarse quietos nunca!
  • Que piensen estratégicamente y trabajen tenazmente para intentar lograr cumplir con los objetivos previstos.
  • Que es momento de adaptar la estructura al contexto actual, fortaleciendo la misma para sortear el momento pero por sobre todo para pensar en el futuro.
  • Que no se financien a cualquier tasa, ya que de lo contrario se puede poner en riesgo la sustentabilidad del negocio. Es preferible achicar el negocio que intentar mantenerlo a cualquier precio y correr el riesgo de perder todo.
  • Que profesionalicen su gestión al máximo, implementando herramientas de gestión como el presupuesto e implementen algún sistema de información o tablero de comando (Business Intelligence) que agilice el proceso de toma de decisiones, entre otras cosas.
  • Que siempre tengan presente que los que nos diferencia de nuestros competidores es nuestro equipo de trabajo y ahí es donde tenemos que enfocarnos para ser cada día mejores.

La evidencia es clara sobre el escenario actual. El impacto de los malos manejos de la macroeconomía y la herencia recibida han sido determinantes sobre la microeconomía. Sin embargo, las perspectivas en adelante resultan más alentadoras. La inflación presenta un sendero bajista, el tipo de cambio parece demostrar un sendero más estable y, con un balance del Banco Central mucho más saneado, de a poco la tasa de interés continuará cediendo terreno. Las exportaciones probablemente cumplan un rol fundamental para la reactivación de ciertos sectores de la economía que en 2018 se encontraron relegados.

Al igual que los autores de la entrevista, creemos que la necesidad de rever la estructura de costos de la empresa resulta de orden prioritario en estos contextos para adaptarse al contexto, pero la necesidad de sobrepasar el momento y ampliar el horizonte de las inversiones será fundamental para marcar diferencia con otros competidores, posicionando mejor a la marca para cuando la economía vuelva a mostrar crecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *